Marketing animal: Ser pet friendly también es un buen negocio

By Septiembre 18, 2017 Petfriendly No Comments

Si las famosas perras Laika y Jazmín vivieran hoy, seguramente se divertirían un poco más. Mientras más y más personas conviven con mascotas, las marcas comienzan a abrir más espacios para que humanos y animales domésticos puedan disfrutar actividades juntos. Si Laika y Jazmín vivieran hoy, podrían volar en la cabina de un avión, comer en un restaurante, visitar oficinas, alojarse en hoteles y hasta ingresar a comercios.

De acuerdo con un estudio de GfK, el 80% de los argentinos dice tener una mascota en su hogar. El país lidera en cantidad de animales domésticos por persona a en el muno y es más fanático de los perros: son la preferencia del 66% de la población. Además, la relación es íntima. Según la empresa Vitalcan, entre los “bicheros”, el 54% considera a la mascota como un miembro más de la familia y 25%, como a un hijo. Quienes son usuarios de las redes sociales puedan dar fe: cada día es más común, y hasta lo políticamente correcto, mostrarse orgulloso de los compañeros peludos en público.

La angustia de dejar al animal solo cuando la casa queda vacía por vacaciones es un tema recurrente en charlas de amigos. El turismo pet friendly cada vez suma más adeptos alrededor del mundo: en España y en los Estados Unidos ya hay agencias de viajes dedicadas especialmente al segmento. Aerolíneas Argentinas es el caso emblema del país: en enero de 2015, la compañía comenzó a aceptar que perros y gatos pequeños viajen en la cabina durante vuelos de cabotaje y regionales. Para eso, tienen que cumplir una serie de requisitos, como un y certificado de salud, entre otros.

El pico de reservas de esta modalidad se da durante el verano. De acuerdo con los últimos datos de la empresa, en diciembre hubo poco más de 1800 reservas para viajar con mascotas en cabina, en enero, unas 1500 y en febrero, unas 1100. En este momento, las tarifas para que los “humanos” puedan compartir el vuelo con sus mascotas comienzan en los 900 pesos y llegan a los 200 dólares.

“Había pasajeros que dejaban de volar por no poder llevar a sus animales consigo”, explican en la aerolínea de bandera. En la compañía además señalan que, a pesar de que existen algunas otras aerolíneas que incluyeron esta modalidad en los últimos años, todavía es una ventaja competitiva. Hasta el momento, detalla, no registraron inconvenientes en los vuelos cuando las mascotas viajan en la cabina, ya que “son cuatro por vuelo, una proporción muy baja en cada avión”. También lo atribuye a una “relación cada vez más respetuosa” entre seres humanos y animales.

Sin embargo, las rispideces pueden surgir, sobre todo si se trata de una convivencia más larga, como la que puede suceder en un hotel. La cadena local Fën, perteneciente al grupo internacional Wyndham, implementó progresivamente habitaciones pet friendly desde 2012. Rocío Estévez, brand manager de Esplendor Hoteles, uno de los productos de la cadena, subraya que debieron realizar capacitaciones con los empleados para “cuidar la relación entre los huéspedes a los que no les gustan las mascotas y los que las llevan”, que hasta ahora “dieron buen resultado”.

Leave a Reply